CodipacChilpo agosto 27, 2019

“La escasez de sacerdotes obliga a que la mayoría de ellos tengan que alargar su jornada de trabajo. Ahora tienden a pasar más tiempo en la carretera. Al final del día, apenas les quedan energías psíquicas ni tiempo que dedicar a la literatura, la teología y la Escritura, tan esencial para ejercitar una imaginación sacramental que resulta decisiva para una predicación eficaz. Cuando la vida intelectual de un sacerdote se vuelve banal, inevitablemente se resienten sus homilías. El sacerdote es humano y también necesita darse tiempo para continuar en su misión, pero la fatiga y el desaliento no se lo permiten. La vida intelectual y el estudio serios están íntimamente relacionados con la vida del espíritu. La vida interior del sacerdote que se preocupa de alimentar su mente es, sencillamente distinta de la de aquel que no lo hace. Su oración y su contemplación son cualitativamente diferentes. (Donald B. COZZENS, La faz cambiante del sacerdocio. Sobre la crisis anímica del sacerdote, SAL TERRAE, Santander 2003, p.192).

Del 26 al 30 de agosto de 2019 se llevara a cabo en el Seminario Diocesano de «La Inmaculada» ENCUENTRO SACERDOTAL ANUAL que lleva por título: “LA ESPIRITUALIDAD DEL SACERDOTE EN EL PROYECTO GLOBAL DE PASTORAL 2031-2033”.

Oremos por nuestros sacerdotes para este encuentro produzca en ellos los frutos de Santidad que Dios espera y para bien de esta Iglesia Particular.