CodipacChilpo marzo 1, 2020

CODIPAC 02 /2020

ASUNTO: Medidas de Prevención por el COVID-19

Chilpancingo, Guerrero., febrero 29 de 2020.- En atención a los comunicados oficiales del Sector Salud del Gobierno Federal y Gobierno del Estado, referente a evitar la propagación del virus Covid-19, causante enfermedades respiratorias agudas y ante esta realidad que está padeciendo el mundo, esta Iglesia Diocesana pide a todos, Presbíteros, Religiosas(os), Laicos comprometidos y a toda la Comunidad Diocesana, que se le dé la seriedad que esto merece, y estar atentos para prevenir, y de darse el caso, enfrentar esta enfermedad, siguiendo las recomendaciones pastorales indicadas para esta Diócesis, así como las emitidas por la secretaria de la Salud en Guerrero, para su aplicación en cada una de las actividades pastorales, incluidas las celebraciones litúrgicas en nuestra Diócesis:

  1. Establecer una campaña de oración por la salud y bienestar de los enfermos y del personal medico que atende esta contingencia.
  2. Se suspenda el saludo de mano con contacto físico, durante la contingencia. Lo anterior no elimina el rito del saludo de la paz, sino solamente, que en el mismo se evite el contacto directo interpersonal, y se pueda sustituir con una reverencia o un signo de voz.[1]
  3. La Sagrada Comunión, durante esta eventual emergencia, sea distribuida en la mano y no en la boca, según las normas de la Iglesia.[2]
  4. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o utilizar gel con base de alcohol al 70%.
  5. Al toser o estornudar, utilizar el estornudo de etiqueta, que consiste en cubrirse la nariz y boca con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del brazo.
  6. No tocarse la cara, la nariz, la boca y los ojos con las manos sucias.
  7. Limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en casas, oficinas, sitios cerrados, transporte, centros de reunión, etc.
  8. Quedarse en casa cuando se tienen padecimientos respiratorios y acudir al médico si se presenta alguno de los síntomas (fiebre mayor a 38oC, dolor de cabeza, dolor de garganta, escurrimiento nasal, etc.). Es muy importante no automedicarse.

Nos encomendamos, encomendamos a todos los que sufren por esta enfermedad, a los que trabajan incasablemente por combatirla y a todos los que por ello han fallecido, a nuestra Señora de Guadalupe y a nuestros Santos Mártires San David Uribe Velasco y San Margarito Flores García, para que por su intercesión, Dios nuestro Padre nos Bendiga abundantemente en esta situación de emergencia.

Con mi bendición.

Mons. Fray. Salvador Rangel Mendoza O.F.M.

Obispo de la Diócesis de Chilpancingo Chilapa.

Oficina de Prensa

Pbro. Benito Cuenca Mayo

-ooOoo-
documento completo en PDF


[1] (Decreto de la Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino, Prot. N. CD 568/76): Ante esta eventualidad, se deberá observar los siguiente:
Antes de iniciar la celebración, se dará a la asamblea reunida una explicación a propósito de la omisión del intercambio del gesto de paz entre los fieles durante el rito de la paz, así como sobre el modo de recibir la Sagrada Comunión en la mano.  Para ello, será muy importante hacer una catequesis litúrgica a propósito del rito de la paz así como de la presencia real y permanente del Señor en la Eucaristía y el consiguiente respeto que debe tributársele.
El rito de la paz se desarrollará de la siguiente manera:
Terminada la Oración dominical con su embolismo y la aclamación del pueblo ‘Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor’, el sacerdote dice la oración de la paz ‘Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles…’ y la respuesta del pueblo ‘Amén’.
A continuación, el sacerdote anuncia la paz diciendo ‘La paz del Señor esté siempre con ustedes’ y la subsiguiente respuesta del pueblo ‘Y con tu espíritu’.

Se omite la invitación ‘Dense fraternalmente la paz’

[2] …póngase especial cuidado en que el comulgante consuma inmediatamente la hostia, delante del ministro, y ninguno se aleje teniendo en la mano las especies eucarísticas. Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano. (REDEMPTIONIS SACRAMENTUM 92)