CodipacChilpo noviembre 13, 2020

Subsidio IV Jornada Mundial de los Pobres. (Documento en PDF)

Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario
15 de noviembre de 2020

“Tiende tu mano al pobre” (cf. Si 7,32)

Diócesis de Chilpancingo-Chilapa

Muy estimados hermanos sacerdotes y párrocos, estamos a unos días de celebrar la Jornada Mundial de los pobres y por lo tanto llamados a la solidaridad en este año 2020, donde parece que las medidas sanitarias impuestas para hacerle frente a la pandemia de la Covid-19 que en México, nuestra patria ha cobrado más de 90,000 vidas y dejado en la orfandad e incertidumbre a miles de familias. Estas medidas pudieran impedir cualquier acción de cercamiento con los fieles de nuestras parroquias, no solamente los pobres, sino con los más pobres y descartados.

Pero no caminamos solos necesitamos volver al Evangelio (P.G.P. 102) y hacer que la Palabra del Señor que proclamamos domingo a domingo, ilumine las mentes de los fieles, nos convierta en anunciadores de la Misericordia y del Amor de Dios, frente a la pandemia que va dejando al descubierto la difícil situación de muchas familias.

Hoy conocemos una realidad parcial que nos llega a través de la lente de los celulares, hacen falta hermanos sacerdotes, nuestros propios lentes oculares para “superar inmovilismos, buscar actitudes nuevas, actitudes abiertas y capaces de proponer el Evangelio a todos” (P.G.P.138) y ponernos frente a la realidad de la injusticia social, la marginación y la falta de oportunidades.

ABRIR LOS OJOS Y VER…

El papa Francisco al instituir La Jornada Mundial de los pobres dijo: No pensemos solo en los pobres como destinatarios de una buena obra y menos aún de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar la conciencia. Estas experiencias aunque son válidas, deben introducirnos a un verdadero encuentro con los pobres y dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida.

Los obispos de México nos invitan a caminar tejiendo nuestra historia y a estar siempre disponibles desde la austeridad de nuestros recursos para servir y manifestar la solidaridad de la Iglesia a los más necesitados (P.G.P. 150) Hacer de nuestras parroquias una verdadera Iglesia en salida y que los párrocos tengamos el olor a oveja.

El señor obispo Salvador Rangel Mendoza, ha testimoniado su compromiso como buen pastor y a ejemplo del Buen Pastor, la cercanía con todo
el pueblo, con los niños, adolescentes y jóvenes, con los enfermos y los presos y especialmente con las personas más sencillas y necesitadas, convirtiéndose así en el vocero de los que no tienen voz, y por supuesto su cercanía con los presbíteros de la diócesis.

¿QUÉ DEBEMOS HACER? Lc. 3,12-14

Hacer una opción preferencial por los pobres, superando todo paternalismo, toda actuación que nos venga de arriba, y la mejor forma de vivir la opción preferencial es no sólo actuar para el pobre sino intentar actuar con ellos. Porque actuar con ellos significa ponerse de su lado, junto a ellos, estar al mismo nivel.

El papa Francisco dijo recientemente: “la pandemia es una crisis y de una crisis no se sale iguales: o salimos mejores o salimos peores.” Debemos salir mejores para meterle un gol a las injusticias sociales y esta jornada es una ocasión para hacer algo diferente. ¿Lo intentamos? ¡Intentémoslo! “porque el pecado más grande contra los pobres es la indiferencia, el simular que no vemos dar un rodeo y pasar de largo que no nos permite distinguir a las víctimas o a los más pobres.”

Las Acciones que podemos emprender
 Comedor comunitario, una vez a la semana donde se necesite
 Entrega de despensas
 Entrega de ropa y cobertores
 Formar una escuela de oficios
 Promoción de proyectos productivos
 Huertos familiares
 Huertos comunitarios
 Dispensario médico

Todo esto nos debe llevar a una pastoral transformadora, que nos lleve a modificar las condiciones que promueven la pobreza, que anime a las personas a aportar parte de sí, sus conocimientos, sus ideas, sus herramientas y con ellos construir soluciones.

EQUIPO DE CÁRITAS DIOCESANA

Subsidio IV Jornada Mundial de los Pobres. (Documento en PDF)